lunes, 23 de enero de 2012

Texto 8-10-2010


   Lívidos manantiales vierten sobre mi pecho madrugadas de luna,                         
sus ojos brillantes me miran pausados, me infunden su luz,                                                  
hoy quise tocarte fundiendo en tus alas mis alas oscuras
  y de pronto estaba inmerso en tu aire, en tu aire azul.
 ¿Dime qué es lo que quieres que te muestre a través de estas hondas persianas embriagadas del día y de la pureza que se va
 después de haber servido con mi silencio las largas noches vacías
 tumbada en el lecho de esta habitación
 y presa de las nubes estáticas que se agarraban a tu lecho?
 Divagué ensoñado por las sombras de la niebla
 que se agolpaban sobre mí
 y me hacían enfurecer. divagué en la niebla misma
 sintiendome deseo de otros que ya estaban marchitos..
( poeta urbana) 


Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal