viernes, 10 de febrero de 2012

texto 27/ 087 2001


El tiempo se detiene cuando mi mano,roza tus labios y su semen es mi vida. Mi calor se detiene cuando tu mano me acaricia y me presta su niñez. Hoy recojo cada relámpago que me alcanza el cielo para con el  hacer una madeja que te anude tanto... tanto....que no me separe de ti. Tal vez haya estrellas en otros cielos...pero no las conozco,ni las siento…
Tu boca es miel  ,me seduce como el polen que desprenden las flores ..y voy a beber de ti .. como si de mi ultimo dia se tratase ..necesito tu miel en mis labios ..dulces cosquilleos al  rozar mi piel .besame hasta  ahogarme en tu calor ,y sentir tu torso desnudo en el mio. entregados,imperfectos, deborrame en el infinito de tus pasiones.. necesito el maná que me ha dado tu boca.que me da tu aliento…
Te has convertido, poco a poco, en el espíritu de mis noches, en el débil candor que me infunde el día,en la sublime emoción que me desboca al traspasar la ventana de mi hogar y ser el viento...libre.Te has convertido en la pasión que me sostiene,en el zumo que moja mis dedos al rozar la luna.
 Concha Matos

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal