sábado, 28 de enero de 2012

Los 7 pecados capitales ( texto escrito a mi manera )


  ¿Quién no ha pecado o peca ?. Todos…si todos pecamos si no es de una forma es de otra…Si no decidme: ¿Por qué existen los pecados?. Pues para utilizarlos,  digo yo.
  Os voy a decir qué son los pecados_: los pecados es lo que nos apetece hacer, lo que nuestro instinto nos fuerza hacer: es bien cierto que algún pecado no es normal en la humanidad…
  Pero me voy a centrar en dictar cómo se peca más bien por  circunstancias VENIALES  que nos fuerzan a ese pecado tan delicioso. He dicho veniales que no mortales que ahí ya nos adentramos a una condena, o ir a confesar para descansar nuestra conciencia _.
  La pereza_: es un pecado metafísico en sí “Mmnn cariño qué bien se está aquí en el sofá, viendo la televisión, a tu ladito”…tú te quedas mirando para ella, estás intuyendo que algo quiere, ella con sus ojitos te fuerza,… .. que si te fuerza a decirle  ya directamente,.. “pues si,  se está de ¡¡¡ MIEDO ¡!!!”_ y piensas no me levanto ahora del sofá en lo mejor de la peli. Y ella,  con su vocecita dulce,  te pregunta: “¿me traes un vaso de agua?” -- ¿Quién es el que más peca en esa situación, a ver quién? Tú que no te levantas  porque  no te pierdes como Angelina Juline se mete en la ducha seduciendo a Bruce Willis… o ella que ya entra en otro pecado: la vagueza, por no ir a coger el vaso de agua para ver el cuerpazo del Willis. ¡¡¡¡ “Ay ay  ay …qué perezosa, de paso que vas a por el vaso de agua tráeme un refresco ¡!!!!” -le dices pellizcándole en el traserito- Y ella te mira con esa cara de  “ggrrr perder,  me perderé al Bruce, pero ojalá que Angelina se le corte la digestión en esa escena … por no cumplir el contrato”.
  La pereza, ese pecado que caemos y ya ni confesamos, porque quien diga que no es así también peca, cuando estamos más a gusto nos viene a tocar la nariz…Y en el tema sexo, algunos también pecan.(eeeehhh- Yo no, la rutina, el mismo run run , y el día de la marmota va a ser que no entran en mi vida)_ pero si hay algunos pecan, a ver qué os cuesta cambiar de postura sin pedir permiso, ¿acaso no os conocéis y tenéis confianza?.  O de lugar también, luego os quejáis que es siempre lo mismo y la relación se va al garete por perezosos y por también vergonzosos ya os vale.
  La soberbia_ Cómo definir este pecado, si es el peorcito, pero también se peca, unos más,  otros menos, otros casi, y otros nada. Tanto el hombre como la mujer, aquí nadie se salva,  Es deseo del “YO soy superior a los demás”. Y el me superpongo y quiero alcanzar cualquier cosa u obstáculo, tú no me lo pillas…cueste lo que me cueste, dañe a quien dañe …una pizca de humor en este pecado, que la verdad para mí es muy grave  -- le añadiré la envidia .Que también es un deseo insaciable que ,también se mezcla con la  avaricia,  van casi  los tres pecados unidos, danzan al mismo son, si hay soberbia tiene que vivir la envidia a su lado y la avaricia de vecina, escribiré algo  leve fácil de confesar y que su delito sea libre de culpas_: en una mujer_ tres amigas: “ Mira,  ayer me he comprado un vestido sexy  sexy, voy a desencajar cabezas”. ¿Cómo que vas a desencajar cabezas?, le preguntan. “Si mujer si, se girarán al verme, será irremediable, no  me quitarán ojo, y pensarán en mí en esos momentos  y a saber si pica alguno con una buena posición social”. Una de ellas piensa, o mejor se pregunta: ¿qué llevo yo a la fiesta,  no sé qué ponerme?  La otra se calla y pasa del tema y sonríe.  Llega el día, una de ellas va  de lo más sencilla:  algo de maquillaje, dado que es un día especial, un vestido atractivo, de ésos que sugieren sensualidad. La otra ya se puso lo primerito que se compró nuevo, no quería ser menos que la otra, una de ellas la del sexy sexy, se presenta con ¡¡¡¡pedazo de tela lleva ésta encima!!!! ,mejor sería no gastar tanto y ya ponerte un trapito, mismamente esa batita cortita que enseña todo y que sus centímetros no te arrastran, y la tela no te pesa porque ya sólo te falta que se te caiga el pequeñísimo cinturón que la ata, o ya te llevas también es un decir pero no está nada mal sólo la ropita interior y el delantal y apuestas a enseñar, pensó la envidiosa.¿ quién tuvo más éxito ese día, a ver?: la que soberbia, la envidiosa o la más humilde, a la que no le importaba qué trapo poner sino estar a gusto consigo misma y con las personas que la rodeaban? … Y es que más vale caer en gracia que ser graciosa, que el tener más que tú no significa nada y que se puede alcanzar lo que quieras sin necesidad de dañar a nadie, sólo es sencillez ,ser natural ,honesta, sé TÚ mism@.
  De un hombre no describo nada pues viene siendo lo mismo…ellos también sienten,  padecen,  les duele y tienen sentimientos.  Lo que pasa es que es más fácil describir lo en la mujer, “NO ME LLAMEIS MACHISTA EHHHH ,a ver ...a  ver, no voy a decir qué traje me pongo hoy , a quién voy a devorarme en el trabajo, ése tiene un coche que no sé de dónde lo ha quitado, y cómo subió de puesto social o he subido de puesto, que mira qué tía más buena me ligué y los alardeos. Nos vamos acercando a  otro pecado que también en ocasiones llegamos a tocarlo, o suavemente o con fuerza o ni siquiera se toca, depende de la persona.- La ira- Es un sentimiento desordenado, descontrolado a veces, de odio y de enojo, que no es lo mismo enfado ,aunque el enfado suele llevar orgullo, pero no todos somos orgullosos ,ni rencorosos… también sabemos perdonar,  se emprende a pecar con una negación_ sales de trabajar, te tomas algo con tus amistades, desconectas de todo, llegas a casa fuera de  la hora habitual. Tu esposa o pareja está enojada, lo sabes porque su mirada, no, su rostro, ya te lo canta. Y piensas : Pero sí sabe que a veces lo suelo hacer, y para eso es lo mínimo que hago, no voy a estar de  trabajo a casa de casa a trabajo, ni que ella no lo haga, pues sí, realmente sí lo hace ,no se tira ni de coña todo el día limpiando  y en el trabajo, y al revés. Tú vas allanando camino, con palabra tiernas, y mimos.  Eso es cuando la saludas…( y vuelvo a describir una mujer … ya me vale ,me van a terminar odiando). Te das cuenta que va callando, pero eso no te encaja, así que le preguntas: ¿qué tal el día cariño?.  Ella te contesta: “Como el tuyo no, desde luego. Yo pringando en casa y fuera y tú de fiesta”, ahí empieza: el enojo. Y tú, para calmar la situación, le dices: “Estás de seductora cuando te enojas que no veas”. Uuufff , no lo soporta y te dice que la cena te la prepares tú y que a dormir al sofá . Tú piensas: ¿Se lo diré o no?... se lo dices si es evidente tú también estás enojado y menos mal que la ira os la estáis guardando por que  empieza cuando le dices lo que  pensabas decirle, sabes que si lo dices ya pecáis de ira los dos.
  Pero el enojo lleva a lo otro, y le sueltas tan delicadamente como puedes, “he tardado porque hay un viaje de empresa con lo cual nos reunimos los compañeros para decirle al jefe si aprovechando que tenemos que ir a Dinamarca, podemos llevar nuestras esposas, o parejas. “¿Y qué se decidió?”, te pregunta. Tú con tu enojo y la ira rodeándote le respondes_ que me voy a Dinamarca, tú te duermes en el sofá, y me esperas que te traigo yo la cena _.
  La ira no conduce a nada, simplemente a nada, me declino por la comprensión,_ la tranquilidad y el saber estar, con la ira siempre se pierde. Uyyyy, que aquí llega los que a mí me molan,  tengo que confesarlo pero no en un confesionario. ¿Para qué? , o es que todavía existen tabúes, para mí que sí, me censuraron relatos eróticos y  sensualidad…prefieren ver y leer  violencia pura y dura. En cualquier medio de comunicación, si publico porno entonces ya me fulminan .El tabú hacia el sexo aún existe en nuestra sociedad. Y viniendo de una mujer les cuesta más asumirlo.
  Voy a describir la lujuria con la gula ya todo junto, pues hay que decir que la gula es un placer, bueno si, de acuerdo, todo veneno es bueno en dosis pequeñas, quiero decir no excesivas. ¿Por qué mezclo los dos pecados capitales?,  fácil. Pues porque la gula… la gula es glotonería, beber y comer en exceso.
  Y no sólo es eso, le añadiremos también un exceso en cualquier otro ámbito, como la lujuria, he dicho que también es un placer así que quien piense u opine lo contrario acepto debate .Que sí, que soy golosa, pero algo en exceso, digo la verdad. A ver a quien no después de comer le apetece una siesta con esa persona que tanto le atrae y es especial, digamos, el postre, Y después te quedas satisfecho, si claro, pero si te pide más eh …
  Ya peca de lujuria y gula, depende del hambre y la mujer, y  de lo goloso que seas, o descansas y sigue   después en lo que te cuen…o,  los golosos nos quedamos a dos velas ,que siii… Os diré algo, mis últimas relaciones sexuales me duraron 5 minutos, es para no creérselo ¿verdad?. Pues para mi desgracia es cierto, y me paso por 4 veces, y de esto hace 5 años ,que ya pasé de pecar porque total para pecar por nada, es mejor ya no pecar, por lujuriosa y golosa. Si mezclo mis virtudes en este ámbito se doblega los posible, para que me dejen peor de lo que estaba.
  Nada en exceso es bueno, si te excedes terminas que no puedes más, o te pasa como a mí: te quedas a dos velas… y además sin captar nada, sin comer, con el hambre que tenía. Y he pecado pero no he sentido, de acuerdo he sentido, pero no como se debe sentir. No os cuento mis experiencias, me niego rotundamente a describirlas, sólo a alguien que encontraré por el paso en esta vida y sea muy, pero que muy especial para mi --autor : Concha Matos 

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal