viernes, 13 de enero de 2012

El tiempo

Empieza la reflexión con una frase un poco categórica,
pero que denota
que todo lo que tenemos en la vida hay que saborear eses momentos

..Todos los seres humanos tenemos un tiempo y un edad…
y estamos en constante evolución.
Muchas veces decimos: "El tiempo dirá…",
"se verá con el tiempo…",
como si el tiempo fuera nuestro juez
y marcase nuestros pasos.
No es verdad, somos nosotros
quienes determinamos nuestro crecimiento.
Pero el tiempo está ahí, impulsándonos,
participando con nosotros de esa madurez. .

El tiempo no me perdonó...

Deseoso de recoger mis conquistas,

el tiempo me preguntó: "¿Qué hiciste hasta ahora?"

y yo le respondí: Ya ves… y acto seguido

cerré los ojos

porque me sentía en deuda.

El tiempo volvió a preguntarme: "¿Y qué harás a partir de hoy?"

y yo respondí: No lo sé, agarrarme al momento presente,

que es todo lo que vivo.

Y el tiempo me tendió sus manos.

Después que el tiempo se hizo mi tesoro…

y sus pétalos espinas,

sentí la agonía de un cuerpo tendido en la distancia,

fluyendo de sí mismo.

Después que juzgué sin adentrarme en su reino

y a sus espaldas comprendí

que lo que nos estaba uniendo no era el desierto

sino el ser humano…

hoy regreso a mi entorno de colinas escarpadas

de este mundo

y me hago fuerte al recordar.

Mi pelo se tiñó de blanco

hace ya tiempo y alcanzó el clímax de lo que sus manos sangraban.

Y me hago fuerte al recordar…

Hoy volveré a caminar por las largas avenidas que en un tiempo

Forjaro mi pasado…

otra vez tendré que enfrentarme a ellas.

No caminaré descalza, no, como un símbolo de entrega,

ni me detendré queriendo simular que estoy decidida

como nunca.Sólo habrá sido un alto en el camino querer prolongar mi decisión,

querer separarme del sendero rutinario…

sólo un alto en el camino.

Sé que el más allá algunas veces juega conmigo,

pero esto también me enriquece

y me hace disfrutar de cada te quiero y de cada paisaje…

y eso es muy importante para mí.

Otra vez empezará a girar la rueda del tiempo,

el tiempo del tiempo otra vez.

Pasé mi edad primera

y con ella se fue el fuego por comerme el mundo

con los brazos abiertos.

Si, el amor se escondía entre las ondas

de la playa desierta

y muda.

Era la edad en que pretendía ser rayo

de las noches tormentosas

y ardientes… luz.

Si, pasó mi edad primera. Atrás quedaron

los viejos consejos, las nubes

que se interponían a mi caminar.

Atrás las preguntas, los anhelos,

las verdades a medias…

todo eso pasó.

Y al igual que en la hoguera me queda la brasa:

lo que he podido conocer,

lo que he podido sentir.

Ahora soy como el agua:

todo lo absorbo, todo lo siento…

todo fluye constantemente de mí.

Mi cuerpo me deshabita…

como la hierba entre sus dedos.

Es el equilibrio en que me escondo

te das cuenta que la vida pasa en un instante???

Concha ..

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal